Esta entrada de una de las que compone la entrada «Recuerdos de Lisboa» en la que podrás consultar todos los detalles de mi visita a la capital lusa. También encontrarás entradas adicionales para completar la información.

 

En esta ocasión vamos a descubrir la parte más oriental y a la vez más reciente de la ciudad de Lisboa. Lo que era una zona industrial en desuso, montones de chatarra y cementerio de metal,  han dado paso, gracias a la Expo del 98 y la impresionante reconversión de la zona.

Vamos a descubrir cómo disfrutar de este moderno barrio de Lisboa. 

Lo primero que debes saber del barrio de Naçoes es que, como un barrio nuevo, no vas a encontrar grandes iglesias, teatros o rincones con valor histórico, ya que es todo tan nuevo que, o te gustan la arquitectura y paisajismo contemporáneo, o va a ser una total decepción para ti.

 A favor del Naçoes diremos que está muy cerca del aeropuerto y su conexión con el la Baixa hace que sea una opción a tener en cuenta para alojarse durante estancia. calles peatonales, restaurantes modernos, centros comerciales y un entorno curioso, como ahora os mostraré. ¡Y zona de ocio nocturno, algo que tampoco hay que descartar!

¿Has llegado en tu embarcación? Pues es una buena zona para atracar en la nueva Marina que se construyó a raíz de la Expo 98.

Llegar a Naçoes en tren es una buena opción y una estupenda manera de descubrir la impresionante estación de Oriente, de Calatrava, en el que la estructura quiere asemejarse a un bosque, en este caso de acero. Desde aquí, tenemos la opción de visitar museos, los jardines, o simplemente pasear de un lado a otro.

Si nos dirigimos al sur, podemos visitar la zona más cercana a la Marina, el Oceanário y quizá disfrutar de alguna de la exposiciones del Pavillao del Conhecimento.

¡El Oceanario es una visita imprescidible!

Una vez hayamos explorado los Jardines del Agua, podemos utilizar el teleférico para tener una panorámica del barrio. Si subes al teleférico, no olvides echarle un vistazo al Pueste Vasco de Gama, menos conocido que su vecino del sur, pero impresionante en cuanto a diseño.

Una vez finalizado el trayecto, apareceréis junto al rascacielos Torre Vasco de Gama, proyectada por el arquitecto Regino Cruz, actualmente ocupada por un hotel.

El Jardim Garcia de Orta, es un buen lugar para contemplar el Tajo y la orilla sur.

 

En este punto tenemos un imprescindible, como son las fuentes de la Avenida dos Océanos. Explóralas todas, porque son distintas y sorprendentes. Es una bonita manera de integrar el agua como parte del mobiliario urbano.

¡Os recomiendo visitar el barrio al anochecer! Las iluminación es un añadido.

Share This