Esta entrada de una de las que compone la entrada «Recuerdos de Lisboa» en la que podrás consultar todos los detalles de mi visita a la capital lusa. También encontrarás entradas adicionales para completar la información.

Los barrios de Chiado y Bairro Alto, constituyen una de las zonas más alternativas de Lisboa, que han sabido aunar las nuevas tendencias con la tradición. Se trata de una zona en la que podremos disfrutar de impresionantes monumentos, rincones encantadores y un ambiente bohemio que lo hacen tan especial.

También hay que tener en cuenta que es la zona con más desniveles de Lisboa, así que, ¿estás dispuesto a subir y bajas cuestas y escaleras? Recuerda que siempre cuentas con la inestimable ayuda del tranvía y los distintos ascensores de la ciudad.

La visita a esta zona de Lisboa, la comenzaría por Chiado, y llegaríamos ahí a través del elevador de Santa Justa. Tras visitar la parte superior del elevador, podéis abandonarlo y llegaréis al convento do Carmo. Se trata de los restos del que fue el mayor templo gótico de la ciudad, destruido en el terremoto de 1755. El templo alberga además un museo que resulta muy interesante para entender el pasado del templo. Si no os apetece, podéis dirigiros a la salida y llegaréis a una bonita plaza en la que descansar en un día de calor.

¿Preparado para disfrutar de las calle de Chiado y sus típicas fachadas de azulejo?

 

Chiado está compuesto por decenas de calles estrechas y desniveladas, con casas que te enseñarán la cara más típica de Lisboa, y en la que se alternan la vida cotidiana con negocios alternativos y emergentes. Uno de los edificios más sorprendentes de la zona es el Palacio de Chiado: un extravagante palacio que hoy en día alberga un no menos extravagante restaurante. No obstante, si habéis llegado hasta aquí, os habréis dado cuenta la cantidad de negocios de restauración que existen en la zona. Además, es la típica zona que los lisboetas frecuentan para sus comidas y cenas.

Aprovecha para descubrir la gastronomía y disfrutar de los mejores platos de la ciudad.

Tras un descanso en la plaza Luis de Camoes, seguiremos por rua da Misericordia hasta llegar a la Iglesia de San Roque , la primera iglesia jesuita portuguesa, y de la cual es mejor visitar su interior para disfrutar de sus retablos y decoración excepcionales. Unos pasos más adelante, llegaremos al palacio Ludovice y al parque San Pedro de Alcántara, punto de partida del elevador da Gloria. El parque ofrece unas excepcionales vistas del norte de la Baixa y de Avenida Liberdade. El parque recibo el nombre del convento que tiene en uno de sus laterales, cuya visita también es recomendable.

Antes de abandonar la zona, podéis visitar el convento dos Cardaes, cuyo retablo principal os sorprenderá con un bonito estilo churrigueresco.

Por último, si os interesa, los entornos de Principe Real son una de las principales zonas de ocio nocturno de Lisboa.

¿No os parece uno de los mejores planes para visitar Lisboa?

Share This